Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y sus hábitos de navegación. Más información en Política de cookies

SOLIDARIDAD Concentración contra el uso de la Base americana para bombardear Siria MANIFIESTO

SOLIDARIDAD Concentración contra el uso de la Base americana para bombardear Siria MANIFIESTO

Typography

La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad, WILPF (en sus siglas en inglés, asociación feminista pacifista más antigua del mundo, VER WEB) convoca para el próximo domingo 17 de junio, a las 12,00 horas, en la puerta de la Base aérea de Zaragoza, una CONCENTRACIÓN contra el uso por parte del ejercito de Estados Unidos en la guerra de Siria. Para acudir juntos y juntas desde la ciudad se ha quedado también en el parking del Centro de Salud del Seminario Romareda, calle Condes de Aragón, 30. La Comisión de Mujer de la FABZ apoya esta convocatoria y anima a las vecinas y vecinos de los barrios a participr en ella.

La WILPF llama a Zaragoza a manifestar su oposición a que nuestra tierra sea usada para estos fines bélicos y que no quieren ser complices de la barbarie de una guerra que tantas penalidades y muertes está provocando entre la población civil del citado país. Transcribimos a continuación el Manifiesto publicado con motivo del Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme, 24 de mayo, que recoge las razones de este rechazo.

 

MANIFIESTO

No usen nuestra tierra para apoyar bombardeos sobre Siria

En el Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme (24 de mayo), las mujeres de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF en sus siglas en inglés), en su rama aragonesa, levantan su voz para ofrecer vías de paz y criticar acciones de apoyo a la guerra, que se están dando en nuestra ciudad.

WILPF es una organización pacifista y feminista que desde su constitución en 1915 ha trabajado de forma creativa e incansable por el logro de una paz universal con justicia e igualdad. En estos más de cien años, hemos impulsado o apoyado cualquier iniciativa a favor de políticas que contribuyan al entendimiento entre países y grupos, apostando por el diálogo y la negociación para afrontar los conflictos.

En estos días asistimos con horror a las acciones del ejército israelí contra la población palestina de Gaza, ante la protesta de ésta en el 70 aniversario de la creación del Estado de Israel y la apertura de la embajada de EE.UU. en Jerusalén, medida que incumple todos los mandatos de Naciones Unidas. La Europa democrática no levanta su voz y deviene así en cómplice de tales hechos.

No es menor el dolor que nos provoca la guerra que desde 2011 asola Siria, convertida en un nuevo campo de batalla donde se dirimen intereses de grandes potencias como Estados Unidos y Rusia, acompañadas de potencias regionales como Arabia Saudí e Irán. Nunca antes habíamos asistido a tal grado de manipulación y desinformación sobre lo que allí ocurre, si bien sabemos que es la población civil la que mayoritariamente sufre las consecuencias de esta horrible guerra: más de 500.000 muertes, más de 7 millones de personas desplazadas en el interior del país y más de 5 millones fuera, malviviendo en fronteras de países que no las acogen, incumpliéndose así sistemáticamente la legislación internacional en materia de asilo y refugio. Nuestro país participa de esta desoladora falta de respuesta.

En este panorama, sentimos vergüenza cuando hemos tenido conocimiento, a través de medios de comunicación aragoneses, de que las fuerzas armadas norteamericanas han utilizado la base aérea zaragozana para facilitar la intervención de sus cazabombarderos en territorio sirio y todo ello con la anuencia del gobierno español. Esta base fue utilizada por los militares norteamericanos desde 1958 hasta 1994 en el marco de la Guerra Fría. La ciudadanía de Zaragoza y Aragón trabajó incansablemente por su cierre; aún quedan en la memoria colectiva aragonesa las enormes movilizaciones, marchas, cadenas humanas… con las que, año tras año, nos opusimos a la presencia de los militares estadounidenses en nuestra tierra, solicitando su desmantelamiento al entender que si se quiere la paz, hay que preparar y construir paz.

Desde WILPF España, queremos manifestar nuestra oposición al uso de la base aérea zaragozana para usos claramente bélicos, en este caso ¡para bombardear poblaciones en Siria!

Y pedimos el cambio de contenido en los acuerdos entre Estados Unidos y España de manera que no quepa el uso de ninguna parcela del territorio español como apoyo a ninguna guerra.

Llamamos a la ciudadanía a unir de nuevo fuerzas y reclamar que nuestra tierra no sirva de apoyo al bombardeo de seres humanos. No queremos que nos hagan partícipes de esta barbarie.

Mujeres de WILPF España en Zaragoza

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar