Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y sus hábitos de navegación. Más información en Política de cookies

Cómo detectar el Alzheimer

Cómo detectar el Alzheimer

Typography

La familia es la primera que nota que “algo no va bien” se presentan cambios de conducta (dificultad para concentrarse, demanda más atención) cambios en la personalidad (frecuentes cambios de humor), o repetición frecuente de frases.
Por Rosa Bucarey, auxiliar de enfermería.
A partir del mes de abril iré publicando extractos de los cuadernos llamados “Alzheimer en la familia” donde se trata información básica dirigida a familias y cuidadores de personas afectadas por el Alzheimer. Resulta aconsejable que quienes se enfrentan a este diagnóstico conozcan aspectos generales que afectarán al enfermo y a su entorno, que conozcan el cómo y cuándo de los cambios que se producirán y la mejor manera de enfrentarse a ellos.
El Alzheimer produce un deterioro gradual a través del tiempo, tanto en las capacidades psíquicas como físicas provocando en fases finales una dependencia total. Lo que implicará la ayuda de otras personas para realizar las actividades básicas de la vida diaria, como por ejemplo; comer, vestirse, movilizarse.

alzehimer¿Qué es una demencia?
En ocasiones el desconocimiento del significado de las demencias provoca que se les asocie a aquellas antiguas imágenes de personas enajenadas, encerradas en condiciones infra humanas. Demencia según la Real Academia de la lengua española es el “Deterioro progresivo e irreversible de las facultades mentales que causa graves trastornos de conducta”
La palabra demencia abarca una larga lista de enfermedades degenerativas (degenerativo significa crónico, que va empeorando con el paso del tiempo y que no tiene cura)
Dentro del grupo de las demencias más conocidas están:

•        Enfermedad de Alzheimer
•        Enfermedad de Pick
•        Enfermedad de Parkinson

¿Qué es el Alzheimer?

La forma de demencia más habitual en los adultos es la enfermedad de Alzheimer. A pesar que este tipo de demencia se desarrolla más frecuentemente a partir de los ochenta años, también puede hacerlo en personas con edades comprendidas entre los sesenta y setenta y cinco años y su diagnóstico dependerá de un exhaustivo examen y valoración neurológica.
La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa de evolución lenta y por ahora sin cura, que afecta al cerebro en su totalidad, dañándose principalmente las zonas que alojan las funciones intelectuales como; el pensamiento abstracto (el pensamiento abstracto es la capacidad de deducir, sintetizar, interpretar, analizar los fenómenos que nos afectan) razonamiento lógico, cálculo, respuesta emocional (se refiere a la capacidad de mostrar sentimientos acordes con distintas situaciones; como alegría, tristeza) lenguaje, etc. Viéndose afectada también la vida social, laboral y cotidiana de la persona así como sus relaciones personales y familiares.
Alzheimer La “dependencia” será el hecho común que marcará la complejidad de las necesidades y demandas al tiempo que la gravedad clínica (se refiere a sintomatología de diversas enfermedades, hipertensión, problemas cardiacos, circulatorios, etc.)

¿Cuales son los primeros síntomas?

En la actualidad aún resulta imposible determinar el momento exacto en que una persona enferma de Alzheimer, pero existen una serie de síntomas que harían sospechar que estamos en presencia de esta enfermedad. El ejemplo más frecuente es la alteración progresiva del recuerdo, de los acontecimientos vividos día a día y la aparición de sutiles alteraciones en capacidades como el razonamiento, el juicio, la planificación o la resolución de dificultades.
La familia es la primera que nota que “algo no va bien” se presentan cambios de conducta (dificultad para concentrarse, demanda más atención) cambios en la personalidad (frecuentes cambios de humor), o repetición frecuente de frases.
Estos trastornos se hacen cada vez más graves, de forma que se van borrando de la memoria, la biografía y la propia identidad de la persona. En las fases finales las capacidades mentales están muy reducidas, manteniéndose los afectos y los sentimientos. Siempre hay que diferenciar entre aquellos síntomas de una demencia senil, propios de la edad y aquellos que indican la presencia de una enfermedad.
Síntomas que nos podrían alertar de la presencia de algún tipo de demencia.
La alteración de tres o más de las facultades anteriores, u otras funciones intelectuales durante un período superior a los seis meses, constituye el cuadro clínico de deterioro cognitivo relacionado con una demencia.

1.      Alteraciones de la memoria:
         •        No puede retener información nueva.
         •        Pierde cosas o las esconde en lugares poco usuales.
         •        No recuerda algunas cosas aprendidas hace tiempo.

2.      Alteraciones del lenguaje:
         •        Repetición frecuente de frases.
         •        Dificultad para recordar el nombre de las palabras adecuadas utilizando palabras cortas como cosa, esto, eso.
         •        Falta de iniciativa para hablar y lentitud para responder.

3.      Alteraciones del funcionamiento ejecutivo:
         •        En las alteraciones del funcionamiento ejecutivo se incluyen el deterioro del pensamiento abstracto, que es la capacidad de deducir, sintetizar, interpretar,                     analizar los fenómenos que nos afectan.
         •        Se altera la capacidad para iniciar, planificar, autocorregir, ejecutar una actividad y mantener la atención sobre ella.
         •        Pierde capacidad para desarrollar actividades como el trabajo habitual, planear diversiones o proyectos, manejar el presupuesto familiar.

4.      Alteraciones viso-espaciales:
         •        No reconoce dónde está o se pierde en sitios conocidos.
         •        No sabe en qué tiempo está.
         •        Se desorienta en la calle.

5.      Alteraciones de la conducta:
En las primeras etapas de la enfermedad se pueden observar cambios cognitivos como los señalados anteriormente y que habitualmente permanecen ocultos porque el enfermo sigue manteniendo la capacidad de relacionarse más o menos intacta. Sin embargo, cuando la enfermedad avanza las alteraciones de conducta son muchísimo más llamativas:
         •        Vaga por la casa incesantemente.
         •        Realiza actividades sin sentido, abre y cierra cajones, busca, revuelve armarios.

Para más información este cuaderno está localizable en www.amazon.es Cuaderno Alzheimer en la familia

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Síguenos en Twitter

En Facebook

Sucríbete a nuestro servicio gratuito de notificación por correo, recibirás un email cuando publiquemos un nuevo artículo