Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y sus hábitos de navegación. Más información en Política de cookies

MEDIO AMBIENTE Los tontos de Aragón. Sobre la factura del agua y el ICA en Zaragoza

MEDIO AMBIENTE Los tontos de Aragón. Sobre la factura del agua y el ICA en Zaragoza

Typography

Por JULIÁN EZQUERRA y CHARO GIMÉNEZCOAGRET. (publicado en Arainfo, 5 junio, 2017)

 

Una cosa es ser solidarios y otra muy distinta es ser tontos. Los timadores de traje y corbata de España, pero sobre todo de Aragón, saben que en Zaragoza somos tontos y nos han colado el timo de la estampita, el del tocomocho, el del carrito del supermercado y todos los demás.

El último timo que nos quieren hacer pagar es el del impuesto de contaminación de las aguas del Gobierno de Aragón. El Tribunal de cuentas acaba de decir que los Planes de depuración de Aragón son caros (carísimos) y que solo funcionarían si los zaragozanos pagamos. Con esta premisa el señor Boné, más chulo que un ocho, dijo que él iba a depurar el agua de todos los pueblos de Aragón, aunque no viviera nadie, y diseñó el Plan más caro que se le ocurrió. Para financiarlo se inventó un impuesto de depuración, llamado luego de contaminación (¡aunque signifique lo contrario!) y así estamos obligados a pagar todos los aragoneses. Que en Zaragoza nos hayamos pagado nuestras depuradoras sin la ayuda de nadie, y que nos estemos pagando nuestra depuración del agua no les afecta. Al señor consejero Olona ni se le pasa por la cabeza devolver a Zaragoza lo que ya nos gastamos en depuración ni pagar con ese impuesto todas las inversiones que tenemos que hacer (renovar alcantarillado, arreglar la Depuradora de la Cartuja, regulación de aguas pluviales…). Todo el mundo da por sentado que Zaragoza pague su depuración y… la mitad de la de los demás.

¡La guinda del pastel es que está previsto que el impuesto de “contaminación” crezca un 5% cada año!

Pero no penséis que ésta es la primera vez que nos timan en temas de agua.

Nos vendieron que Zaragoza bebía la peor agua del mundo y que necesitaba beber agua del Pirineo, y para ello era necesario recrecer el embalse de Yesa, hacer el embalse de La Loteta junto al Ebro y una tubería que conectara todo con la potabilizadora de Casablanca. Ahora efectivamente bebemos agua del río Aragón; el recrecimiento del embalse de Yesa no se ha hecho y no lo necesitemos en absoluto; La Loteta sí se hizo pero no lo usamos ni lo usaremos porque sus aguas son peores que las del Canal Imperial y las del Ebro. El recrecimiento de Yesa hasta hoy ha multiplicado por 5 su coste (de 113  a 500 millones de € y está sin terminar), pero si se llega a acabar, los zaragozanos seremos los principales paganos. La Loteta la hemos pagado entre todos los españoles eso si (zaragozanos incluidos), pero no hay perspectivas de recuperar el gasto ni en los bajos porcentajes típicos de este tipo de obras.

El caso es que sí pagamos el sistema de tuberías y depósitos intermedios en la parte no financiada por la UE, pero, ya que se traía en agua de tan lejos, se pensó en utilizarla para abastecer a otras poblaciones cercanas… o no tanto. En el proyecto se incluyó el abastecimiento a 50 poblaciones, próximas al Ebro, pero también en el Jalón (hasta La Almunia de Doña Godina y Ricla), en el Huerva (hasta Cariñena) y en el Gállego (Villanueva de Gállego).

En el sistema de abastecimiento también nos han metido la mano en el bolsillo mientras mirábamos donde estaba la bolita del trilero. Como hubo un listo que predijo que Zaragoza consumiría 132 Hm3 de agua al año en el 2012 (ahora Zaragoza y los 50 pueblos consumimos 60), se hizo una reserva del agua de Yesa por 132 Hm3/año, y pagamos a ACUAES una parte fija que es proporcional al volumen reservado. Más reservas más pagas. Aún tendremos que agradecerles que nos hagan un descuento del 55%, aunque Zaragoza solo gasta 29,3 Hm3 de Yesa (un 22% de lo reservado).

Los usuarios urbanos, por tradición administrativa (no basada en ley alguna), pagan cinco veces más que lo que pagan los regantes en cuestión de canon (por el uso de los embalses del estado) y tarifa (por el uso de canales, bombeos etc.). Así, por nuestra cara bonita estamos pagando el 70% de los gastos del sistema del Canal Imperial por usar apenas el 20% de los caudales; mientras el regadío paga el 30% por usar el 80% de los caudales del Canal. Y respecto al agua de Yesa pasa otro tanto: la factura urbana (Zaragoza y entorno) paga el 46% del total por usar apenas un 4% del caudal, mientras el regadío paga el 54% por usar el 96% del agua.

Pagamos además una derramas a la Comunidad General de Bardenas en concepto de no se sabe qué.

Y suma y sigue. Para llevar el agua de Yesa a Ricla o La Almunia, o Jaulín hay que bombear el agua (lo equivalente a 215 m para Magallón, 277 para Ricla o 546 para Cariñena). Sin embargo todos pagamos lo mismo de tarifa, lo que equivale a decir que Zaragoza subvenciona generosamente el abastecimiento a estas poblaciones.

¿Sabéis cuánto cuesta llevar el agua de Yesa a Cariñena por poner un ejemplo (descontado lo que ha aportado el Fondo de Cohesión)? 1,3 €/m3. ¿Sabéis cuanto pagarían? Igual que lo que pagamos todos: 0,069 €/m3. ¿Y quién paga el resto? Adivinas.

No queráis saber lo que tendremos que pagar los tontos de Zaragoza si se termina el recrecimiento de Yesa, si al final tenemos que pagar La Loteta, si Europa se pone seria con lo de la recuperación de costes de las obras hidráulicas, si sube la gasolina, si se aplica el Plan de Depuración…

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Síguenos en Twitter

En Facebook

Sucríbete a nuestro servicio gratuito de notificación por correo, recibirás un email cuando publiquemos un nuevo artículo