Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y sus hábitos de navegación. Más información en Política de cookies

MUJER MANIFESTACIÓN Día Internacional contra la violencia machista

MUJER MANIFESTACIÓN Día Internacional contra la violencia machista

Typography

La Comisión de la Mujer y la Federación de Asociaciones de Barrios llaman a todas sus asociaciones y vecinos y vecinas de la ciudad a participar en la Manifestación convocada por la Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza, con motivo del Día Internacional contra la violencia machista 

 

En la última concentración, que cada segundo martes de mes organiza esta Comisión de la Mujer de la FABZ, se leyó el siguiente comunicado, escrito por la compañera Ana Cuevas Pascual, que aquí reproducimos para recordarnos a todas y todos las razones de nuestra lucha.

Contra el terrorismo machista

Que no nos roben más vidas / que no nos quiten la vida

 

Por ANA CUEVAS PASCUAL

Es casi imposible determinar, en el preciso instante que escribo estas líneas, el número de mujeres que han sido víctimas, solo en este último año, del terrorismo machista.

Y lo es porque, prácticamente a diario, una sangría macabra va engordando las cifras de la vergüenza.

Por eso, y porque cada una de ellas no era únicamente un frío guarismo en la estadística,

Tenían nombre y apellidos. Eran la hija, la madre, la amiga o la hermana de alguien.

Tenían una vida plena que la sinrazón decidió un día destrozar. Vidas robadas a todas y a todos.

La infame plaga de feminicidios es la punta más sangrante de un iceberg de violencia que la mujer soporta históricamente en todas partes del planeta.

Desde que venimos al mundo nos vemos sometidas a una estructura patriarcal que fomenta la desigualdad y pretende tener el control sobre nosotras y nuestros cuerpos.

¿Cómo se puede equilibrar esta situación?

La violencia contra las mujeres solo puede desaparecer cuando se nos trate, a nivel legal y social, como seres humanos en equidad de derechos con los hombres.

Cuando no se nos considere ciudadanas de segunda. Seres incompletos, inmaduros, que deben ser tuteladas para no perder el norte.

Cuando dejemos de estar a la cabeza en el ranking de pobreza o en las listas del paro.

Cuando no se nos explote laboral y sexualmente.

Cuando no se cosifique nuestra imagen.

En definitiva, cuando se nos respete como personas con plenos derechos en todos los ámbitos de nuestra vida personal, familiar y laboral.

Y no solo a nivel de las instituciones y las leyes que, evidentemente, necesitan un comportamiento mucho más eficaz y serio para poder avanzar en ese camino de la igualdad.

El pacto debe ser global y exige el compromiso de toda la sociedad.

De todos y de cada uno de nosotras y nosotros.

Debemos empezar por promover una educación igualitaria y no sexista dentro y fuera de nuestros hogares.

Por rechazar y reprobar las actitudes o comentarios machistas y sobre todo aquellos que trivializan la violencia.

Por entender, hombres y mujeres, que el reparto de las tareas del hogar y el cuidado de niños y mayores tienen que ser compartidas.

Por exigir que el salario y las oportunidades profesionales no dependan del género al que pertenezcamos…

Por condenar unánimemente los actos de terrorismo machista que nos están robando tantas vidas.

Hoy quiero recordar a todas las mujeres que han sido asesinadas:

A sus hijas e hijos, víctimas oportunas de esa misma ciega ira, de una u otra forma.

Pero también a las que están padeciendo situaciones de maltrato ahora mismo y no encuentran salida. A sus hijas e hijos que aún están a tiempo de romper con ese ciclo de violencia y entender que existe otra forma de relacionarse entre hombres y mujeres que no tiene nada que ver con los insultos y las agresiones.

Tengo que recordarlos porque no quiero que olvidemos la urgencia de acabar con todo este dolor, con tanto sufrimiento.

Porque aunque se mejoren las dotaciones policiales o las legislaciones, que sin duda hay que hacerlo, la clave para revertir este comportamiento está en nuestras manos.

Mujeres y hombres debemos avanzar codo con codo frente a la barbarie.

No somos enemigos. Somos una sola especie humana a la que le mueven los mismos intereses.

Nuestros enemigos son solo una cobarde anomalía que entre todos debemos y podemos corregir por el bien de nuestra especie.

¡No permitamos que nos roben más vidas!

¡Todas juntas y juntos contra el terrorismo machista!

¡Bien prietas las filas!

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Síguenos en Twitter

En Facebook

Sucríbete a nuestro servicio gratuito de notificación por correo, recibirás un email cuando publiquemos un nuevo artículo